Embotelladoras para vino, cava, cerveza, aceite y destilados

En Tallers Pacs  disponemos de embotelladoras para vino_cava_cerveza_aceite y destilados Además realizamos el mantenimiento de sus equipos y podemos establecer el Plan de mantenimento mas adecuado a su necesidades.

Existen diferentes tipos de embotelladores en el mercado: 

EMBOTELLADORAS:

Las embotelladoras para vino_cava_cerveza_aceite y destilados tienen por principal misión el llenado de vino en el interior de las botellas, alcanzando un nivel adecuado en función de la capacidad nominal y de la temperatura del vino, así como  garantizar las condiciones de estabilización de los vinos embotellados. Pueden ser manuales en equipos muy antiguos con rendimientos hasta 600 botellas / hora o actualmente hemos avanzado a equipos semiautomáticos con rendimientos entre 800 a 1.400 botellas/hora, o bien automáticas con rendimientos desde 1.800 botellas/hora a 20.000 botellas/hora.

Todas las embotelladoras para vino_cava_cerveza_aceite y destilados se componen de un depósito acumulador generalmente ubicado en la parte superior de la embotelladora, donde por acción de la gravedad, por presión en el depósito, o por vacío en la botella, el vino es empujado hacia el conjunto de grifos, caños o boquillas de llenado.  Están colocados en línea en las máquinas manuales o en circunferencia en las embotelladoras semiautomáticas y automáticas.

LLENADORAS VOLUMÉTRICAS:

Funcionan de manera muy sencilla, introduciendo en las botellas un volumen de vino preseleccionado, con un margen de error inferior al 0,005 %, por lo que es un sistema de llenado muy preciso. Hay problema habitual con las botellas, debido a que nunca contienen el mismo volumen, aunque procedan de la misma vidriera o incluso de la misma partida de fabricación, obteniéndose un nivel de llenado diferente entre botellas, lo que es un problema importante para la bodega

Existen tres tipos de embotelladoras volumétricas, según el sistema utilizado en las boquillas de llenado:

– Llenadoras de cubilete. Dentro del depósito de líquido se encuentran unos recipientes, tantos como boquillas de llenado contiene la máquina. La medición del volumen de cada botella se hace por inmersión en el depósito de líquido, que va a la botellas por medio de las boquillas.

 Llenadora de pistones fijos. Unos conjuntos de cilindro y pistón ubicados por debajo del depósito de líquido y por encima de las boquillas, siendo el pistón regulable en altura, lo que permite dosificar la cantidad de vino. El movimiento alternativo del pistón aspira líquido del depósito y a través de las boquillas llenan las botellas

– Llenadora de pistones comandados. Mediante unos conjuntos de cilindro-pistón alternativos aspiran el líquido a embotellar desde un depósito. Cuando una válvula esté situada entre el pistón y la botella, lo impulsa cuando el pistón desciende y la válvula cambia de posición introduciendo el vino dentro la botella vacía.

Todos los modelos incorporan un dispositivo colocado en las boquillas, que permite la salida del aire del interior de las botellas mientras se llenan.

LLENADORAS DE NIVEL CONSTANTE:

Estas embotelladoras para vino_cava_cerveza_aceite y destilados resuelven el problema de las llenadoras volumétricas, permitiendo siempre una perfecta nivelación del líquido embotellado, incluso cuando el volumen de las botellas no sea exactamente el mismo. Se agrupan en los siguientes tipos: sifonado, isobarométrica y por presión diferencial.

– Llenadoras de sifonado:

Las llenadoras de sifonado también pueden considerarse como isobaroméstricas, trabajando por el principio de los vasos comunicantes, a través de un tubo en forma de U invertida o sifón. Este tubo comunica por un extremo el depósito del líquido y por el otro la botella a llenar, de tal manera que al final del proceso de llenado, se obtiene el mismo nivel entre el líquido contenido en el depósito y el de la botella llena. La eliminación del aire del interior de las botellas en la fase de llenado, se realiza por medio de un dispositivo ubicado en la boquilla. El principal inconveniente de este tipo de embotelladoras es la lentitud de sus procesos y especialmente en la fase final del llenado y que en la práctica se obtiene una irregular alineación del nivel de llenado y sobre todo a mayor producción/hora.
Dentro de estas embotelladoras se pueden encontrar dos tipos: las de sifones fijos donde las botellas se mueven en sentido vertical para introducirse en las boquillas de llenado fijas, o bien las de sifones descendentes, donde las botellas permanecen fijas y son las boquillas quienes se mueven en sentido vertical. A pesar de la simplicidad de este sistema de llenado, son máquinas no muy utilizadas por las irregularidades de llenado.

– Llenadoras isobarométricas:

Contienen una solo depósito de alimentación del líquido, que permite mantener la misma presión entre este depósito y  el de las botellas durante su fase de llenado, pudiendo ser esta presión igual, menor o mayor a la atmosférica.

Llenadoras de gravedad:

Funcionan con la presión atmosférica, ya que el depósito de líquido está ubicado por encima de las boquillas de llenado, donde el líquido por acción de la gravedad, baja hacia las botellas con una velocidad que dependerá de la altura del depósito. Una junta de estanqueidad ubicada en las boquillas, permite acoplarse a las botellas, donde además en cada una de ellas hay un tubo de salida del aire del interior las botella en fase de llenado, siendo este tubo regulable en altura para determinar la altura de llenado de las botellas.

Llenadoras de depresión:

Son embotelladoras muy parecidas a las de por gravedad, donde el depósito de líquido permanece herméticamente cerrado, aplicando en su interior un ligero vacío del orden de 500 mm de altura de agua, con la finalidad de facilitar la evacuación del aire contenido en las botellas durante la fase de llenado y nunca para aumentar la velocidad de llenado, por lo que permanece la misma presión el interior de la botella y el depósito de líquido. Este sistema no es recomendable para los líquidos que contienen anhídrido carbónico, ya que se produce una pérdida importante de este gas en el circuito de vacío.

Llenadoras de baja presión:

Estas llenadoras se utilizan para aquellos vinos que contienen gas carbónico y se desea conservar en la fase del embotellado, siendo necesario mantener sobre una determinada sobrepresión, que puede oscilar entre 0,5 a 7,0 atmósferas, dependiendo del tipo de producto a embotellar. Para limitar la cantidad de gas de sobrepresión, los depósitos de líquido suelen estar construidos en forma de anillo, reduciendo de esta forma el volumen de gas que contiene.

El llenado de las botellas se hace en tres fases;  la primera donde una vez acoplada la botella a la boquilla, con el gas contenido en el depósito de líquido se comprime su interior hasta alcanzar la presión deseada, pasando a una segunda etapa, donde el líquido baja hacia la botella de forma gravitatoria y no por efecto de la presión, pues ésta es  la misma en el depósito que en la botella, siendo por lo tanto un llenado de tipo isobarométrico. La tercera, donde la boquilla de llenado se cierra y una válvula realiza la descompresión de la botella antes de su desacople de la boquilla, evitando que el líquido carbónico embotellado entre en efervescencia y se produzcan importantes pérdidas de gas, se ensucie la botella y nos encontremos con dificultades en el taponado. Estas embotelladoras presentan una gran ventaja como la seguridad de no llenar botellas rotas o incluso la posibilidad de embotellar bajo una atmósfera de gas inerte de anhídrido carbónico o de nitrógeno.

– Llenadoras de presión diferencial:

Estas embotelladoras para vino_cava_cerveza_aceite y destilados funcionan creando un vacío en el interior de las botellas antes de su llenado, siendo éste del orden entre 0,1 a 0,3 Kg / cm2. por medio de un tubo ubicado en las boquillas de llenado. De esta forma el líquido entra en las botellas por aspiración, utilizándose indistintamente los sistemas de sifonado o gravitatorio, hasta alcanzar el nivel deseado en las botellas. El exceso de líquido retorna al depósito de acumulación de líquido arrastrado por el vacío. Se llaman de presión diferencial, porque la presión del líquido en el depósito y el de las botellas son diferentes. La velocidad de llenado es muy elevada, aunque exigen un mantenimiento importante. En el embotellado de los líquidos carbónicos, se puede perder una cantidad importante del gas que contienen.

Durante el embotellado se produce una importante entrada de aire, sobre todo cuando el líquido entra en las botellas vacías, calculándose y dependiendo del sistema de llenado utilizado una disolución en el líquido entre 0,1 a 1,5 cm3 de oxígeno por litro.

Las embotelladoras de sobrepresión son las que menos aireación producen cuando trabajan con un gas inerte como gas de contrapresión. Las siguen las de vacío o de presión diferencial, las de tipo volumétrico, sifonado y el resto de las de presión diferencial.

Para evitar este grave problema, es necesario sustituir antes del llenado, el aire que contiene el interior de las botellas por un gas inerte. De esta forma la caída del líquido se produce sobre una atmósfera inerte. Incluso después del embotellado se puede rellenar el espacio vacío en el cuello de la botella con una nueva inyección de gas. El gas carbónico tiene la gran ventaja de disolverse con gran facilidad en el vino, evitando de esta forma la sobrepresión que se produce en el momento del taponado. Como contrapartida se puede producir una ligera gasificación en los líquidos embotellados, apareciendo algunas burbujas cuando se destapa la botella. Hay otra alternativa que es utilizar nitrógeno en vez de carbónico ya que no presenta tanta solubilidad, aunque la presión producida en el taponado sea algo mayor.

En los vinos que contienen gas carbónico, la embotelladora adecuada es la isobarométrica de sobrepresión, aunque en aquellos productos que contienen una ligera cantidad de este gas entre 200 a 1.500 mg / litro,  se pueden utilizar otras máquinas distintas, donde las pérdidas de gas pueden ser de tan solo entre el 3 a 8 %, cuando se trabaja a temperatura ambiente situada entre 15º a 20º C.

Las boquillas son los elementos más importantes de las embotelladoras, debiéndose cumplir los siguientes requisitos:

– Permitir la circulación laminar del líquido por las paredes de la botella y no superar un límite de velocidad de llenado de 250 botellas/hora/boquilla.

– Que las boquillas sean fáciles de limpiar y de sustituir, no provocando emulsiones de gases, ni tampoco turbulencias.

– Elementos que no mojen los cuellos por su parte interior de líquido, pues el posterior taponado puede ser deficiente.

Otro punto muy importante del proceso de embotellado es el nivel de llenado de las botellas, ya que por una parte se deben de llenar de acuerdo a la cantidad indicada en su etiqueta. Conviene dejar siempre un espacio vacío que permita las dilataciones y contracciones del líquido producidas por los cambios de temperatura, evitando de este modo la aparición de diferencias de presión, que pueden afectar al cierre de las botellas. De esta forma dependiendo del tipo de botella y de su capacidad, se recomienda un nivel de llenado en función de la temperatura del líquido. Para ello existen unos calibres que permiten realizar este ajuste.

Cuando se eleva la temperatura de un vino embotellado, se produce una dilatación que hace subir el nivel de llenado y por lo tanto la presión en el interior de la botella. Se podría producir una salida del tapón si la temperatura sube rápidamente, o por lo contrario si hace lentamente, se produce una fuga del líquido a través del corcho. Lo mismo sucede en sentido contrario con un enfriamiento.  El vino se contrae bajando su nivel de llenado, lo cual produce un vacío, que tiende a hundir el tapón dentro de la botella si la refrigeración es rápida, o incluso dejando entrar aire del exterior si se realiza de manera lenta.

En el caso de los los vinos para su estabilización biológica, debe tenerse muy en cuenta este aspecto. Si se nivelan las botellas de manera incorrecta, se puede ocasionar un grave problema en el taponado de las botellas. Debiendo utilizarse un tapón de una altura que sea compatible con la altura del vino caliente, donde a 20º C respete el volumen útil de la botella.

PROCESO DE LLENADO DEL VINO:

– Peligros: El principal peligro consiste en la contaminación del vino a partir de contaminantes ambientales (polvo, microorganismos, etc.) o los propios de una mala manipulación por parte de los operarios. Otro peligro consiste en la incorporación al vino de productos tóxicos procedentes de una incorrecta limpieza y desinfección de la máquina de llenado.

– Medidas preventivas: Se establecerán y se seguirán los programas de limpieza y desinfección y de mantenimiento preventivo de equipos y utensilios. También se asegurará una adecuada higiene ambiental de la zona de llenado y una correcta manipulación e higiene por parte de los operarios.

– Límite crítico: Estará marcado por las buenas condiciones de mantenimiento de la embotelladora, del programa de limpieza y desinfección. Los operarios garantizarán una adecuada higiene personal y una correcta manipulación.

– Vigilancia: Se inspeccionará de forma visual la operación de llenado, el estado de la máquina de llenado, la higiene y forma de operar de los trabajadores encargados de dicha operación. También se vigilará la correcta ejecución del programa de limpieza y desinfección previsto.

– Medidas Correctas: Si el llenado ha sido inadecuado se volverá a llenar, sustituyendo los envases ya utilizados, si fuera necesario. También se mejorarán las condiciones higiénicas sanitarias para el óptimo desarrollo del llenado. En caso necesario, se revisará y corregirá el programa de limpieza y desinfección. Se formará adecuadamente a los operarios en las tareas encomendadas.

– Registros: Se registrarán los programas de mantenimiento preventivo de equipos y limpieza y desinfección, los cursos de formación a que asistan los operarios y las medidas correctoras aplicadas.

Para mas información sobre nuestros equipos o si desea un Plan de Mantenimiento personalizado, no dude en contactar con nuestro departamento comercial pacs@tallers.com o bien visite nuestra página web www.tallerspacs.com/es

2021-04-01T11:39:19+02:007 abril 2021|